Post Homenaje – “Quiero, quiero quiero…”

Son tiempos aciagos en el mundo de la informática… innovadoras y exitosas empresas como Novell y Sun son vendidas, el Duke Nukem Forever no da salido y en el Runes of Magic nos obligan a introducir la contraseña secundaria día sí día también

Pero no sólo la “gran escala” se ve afectada… la proliferación de grandes áreas comerciales de aspecto lúgubre y monolítico machaca al “pequeño comercio” y PYMES variadas. Los bajos precios acaban venciendo en contraposición a la baja atención que recibe el consumidor, llega el futuro, que le vamos a hacer.

Pongámosle un nombre a nuestra PYME: “D.C”, por ejemplo, dirigida por “Filete”, que tiene a “Pseudónimo” como empleado.

Imaginémonos que D.C funciona respondiendo a las múltiples consultas de un gran número de usuarios, abuelos y locos, auténticos locos, que han pedido formatear un ordenador y, por arte de magia, quieren recuperar sus correos de Outlook Express, o encontrar La E de internet, que se vean sus películas o que les funcione su autocad R14 “no licenciado”, etc etc… tendremos que conformarnos en el mejor de los casos con que quieran pagar por nuestro saber y nuestro tiempo.

Todo este tipo de consultas jamás serán respondidas en un centro comercial, donde lo más habitual será la respuesta “Soy comercial, no profesor” que ya hemos oído alguna que otra vez…

Desgraciadamente, un negocio es para ganar pasta, no para ayudar a la gente. La máxima se cumple en todos los ámbitos, y podemos comprobarlo pasando por una céntrica tienda de ropa donde las leonas devoran trapitos y los dejan tirados alegremente en cualquier lado.

Confiamos todos en que este tipo de tienda de ropa será la que prevalecerá en unos años.

Como imaginareis, D.C acaba cerrando sus puertas, sus locos emigrarán al gran almacén, y nos conformaremos con que dementen a sus pobres “comerciales”, que para algo cobran.

En fin… ya interpretareis que D.C no es un caso fictício. Y el que aquí escribe no puede sino rendirle un homenaje a esta PYME mediante vacías palabras. Hay que celebrar, claro que hay que hacerlo, como mínimo habrá que regarlo, y tengo mis razones.

  • Confío en que los redactores implicados en el difunto negocio encuentren su camino como sicario y narcotraficante. Porque, como dijimos anteriormente, hay que ganar dinero.
  • Si las ballenas mueren en la orilla… D.C era el lugar donde iban a morir los energúmenos del lugar. Si teníamos una hora vacía, incluso un día vacío, el local nos recibía con los brazos abiertos. Una vez allí, las prácticas con puntos de acceso, cables de red, conexiones ssh, distros GNU/Linux de 10 megas, auditorías de redes o, simple y llanamente, el vicio al L4D o al Runes of Magic, nos libraban de la rutina diaria aportándonos una experiencia no muy normal en ciertos ámbitos de lo más extraño.
  • No puedo decir que los 5 años que ha durado el negocio hallan sido una pérdida de tiempo: personalmente, a pesar de haber perdido algunas horas de mi vida allí dentro, he adquirido un montonaco de conocimientos que ya forman parte de mi trato diario con los equipos e infraestructuras de mi “pequeña” empresa editorial familiar.
  • Relacionado con esto último, no somos pocos los que miremos donde miremos en nuestra casa y empresa, sólo vemos componentes adquiridos y/u obsequiados por medio de D.C, un eterno reemplazo de piezas dañadas, e incluso de los primeros GNU/Linux que he utilizado en mi vida.

Volviendo a la realidad, y viéndolo como queremos recordarlo, D.C no ha sido un negocio. “Filete” podría seguir sólo… pero no se imagina esa empresa sin “Pseudónimo”, así como este blog tampoco sería nada sin ellos (ni sin la moderación a sus comentarios…).

En efecto, no ha sido un negocio: para nosotros ha sido un “spa del conocimiento”, donde cuatro o cinco amigos hemos podido juntarnos a aprender las mayores frikadas que nos han pasado por la cabeza y, quiero que lo veais: nos ha servido para algo. Quizás no seamos más sabios, pero desde luego siempre nos hemos entretenido.

El saber está en venta, señores, y es un problema muy grave que nadie quiera pagarlo… así que les invito a irse a su área comercial favorita, emborracharse este fin de semana, y no dejar que les llamen tontos desde una franquicia extranjera que sólo quiere que les compren sus grandes palés de stock.

Por nuestra parte, supongo que dónde haya una wifi, un enchufe, coca cola light con mucho hielo, te verde pero sin limón, fanta naranja, un cenizero y un café con leche grande en vaso… allí podreis encontrarnos.

Descanse en paz, D.C.

No creais que me olvidaba… citando a un sabio, lanzo un pequeño consejo a los dependientes de las áreas comerciales: cuando cualquier cantamañanas empieze la conversación con “Quiero quiero quiero………” el empleado deberá mantener la compostura mientras grita

QUIERO QUIERO QUIERO!!!!!…… ¡¡¡ ME GUSTARÍA!!!

Acerca de Gaius Baltar

Aficionado a la tecnología informática desde que un MSX pasó por casa y apasionado defensor del Software Libre como religión para unir a los pueblos. Es Gaius Baltar al fin y al cabo, y tiene derecho a equivocarse. Cuando se aburre, redacta y gestiona los contenidos en diversos blogs subculturales. Ver todas las entradas de Gaius Baltar

4 responses to “Post Homenaje – “Quiero, quiero quiero…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: