Archivo del Autor: J. Maverick

En estos días inciertos …

En los tiempos que corren, “en que vivir es un arte”, y  parece que todo se desmorona, y el mundo se encuentra en total retroceso y decadencia, para beneficio de unos pocos…   No puedo sino acordarme de un grupo, repudiado por algunos , seguido por otros tantos, que debería estar sonando ahora en toda emisora, y resonando en las cabezas de todos los fascinerosos, que sabios que eran los Celtas Cortos, cuando editaron temas como “En estos días inciertos”, ni Nostradamus ni gaitas, ellos sí que han dado en el centro de la diana, vaticinando lo que se nos venía encima… Y no mentían.

Analicemos algunas letras :   Continuar leyendo


¡Sexo! ¡Drogas! ¡Ordenadores! La escandalosa vida del Gordo de Megaupload al descubierto

” El Gordo de Megaupload es malo. El Gordo de Megaupload es MUY MALO. Ha estafado en la bolsa, colecciona coches de lujo y vive en  una mansión de supervillano en Nueva Zelanda. En esa fortaleza mata las horas sentado en un sillón giratorio, acariciando un gato sin pelo y esperando a que llegue la policía para explicarles sus planes malvados y, entonces, activar una trampa que los aniquilará mientras él se jacta con una atronadora risa en reverb.

¿Tienes miedo? ¿No? Pues deberías. Porque el Gordo de Megaupload es un gordo cabrón. Cuando sus sicarios detectan alguna cancioncilla peligrosamente mantecosa, corren raudos a colgarla en Megaupload (que en inglés significa Fortaleza del Mal Malísimo Malvado, o eso me dijeron en la ESO) para que todo el mundo se contamine. Sin Megaupload, Michel Teló, autor deAi se eu te pego, continuaría recibiendo botellazos en los bares cutres de su Portugal natal. Por malo. Por cursi. Porque su música representa todo lo malo del mundo.

Pero afortunadamente, los chicos del FBI ya han detenido al gordo y han cerrado Megaupload. Hombres decentes, patriotas de mandíbulas recias y sienes plateadas, talibanes de la libertad y padres de familia que pagan religiosamente sus impuestos. El sargento John MacBadass y el detective George Motherfucker. ¡Gracias, chicos! ¡Dadle su merecido al gordo mientras nosotros engullimos palomitas!

Continuar leyendo


Delirium Extremis

Tras unos días sintiéndome como Sansón cuando le cortaron el pelo, y con la pinta que tiene esto de ir a peor, pues los supuestos mini-house checos, están en jaque con el bicho que he pillado… Voy a aprovechar mis delirios febriles, a ver si al azar se le dá por convertirme en un genio. Dicho esto, ahí queda el primero, y espero que no sea el último :


Malditos Roedores !!!

Un post me mandan hacer los hefes compañeros, que en mi vida me he visto en tal aprieto,

puedes escribir de lo que quieras me dicen, y no tiene porque ser nada en concreto, tienes tutoriales, libros, música, ocio y demás esperpentos.

Se creen que es tan fácil como pulsar una tecla, y ya está todo perfecto, he buscado, divagado, buceado ávido de acabar con este tormento. Pero hay de mí si enconcluyendo este texto no les doy un escarmiento.

Versado estoy en el arte de las discusiones, y en tocar las narices no tengo parangones, pero si en algo soy experto es en la elección de ratones.  Aquí mis compañeros, ya han sufrido temblores, jaquecas y hasta comezones, cuando en vez de buenas tardes, pedía que me enseñasen todas las opciones.  Así como hay tetas grandes y pequeñas, en función de la mano que tengas,  porque iba a ser menos un ratón, si es lo que más horas sujetas.  Los hay redondeados, alargados, antropomórficos y hasta cuadrados. Pero ante todo has de tener claro, porque lo quieres a tu lado, así como las otras si las aprietas, te puedes quedar sin manos,  aquí sin en tu elección no andas acertado, ten por seguro que acabarás agarrotado.  Pues no hay cosa más desquiciante, tocapelotas e irritante, que un ratón que no funciona como dios manda y tu comportamiento afectará a la larga, pues apretones de teclas, movimientos agresivos e incluso ratones volantes, son los síntomas mas comunes de quienes, al comprar este instrumento, no siguen los consejos que relato mas adelante: Continuar leyendo